1. ¿QUÉ ES PROLYMER?

PROLYMER es una marca internacional de recubrimientos aislantes térmicos líquidos diseñados para ser aplicados en infinidad de entornos distintos y sobre una enorme variedad de superficies y materiales de soporte.

Una parte significativa de los recursos energéticos empleados en nuestro parque edificado, ya sea residencial, terciario o industrial, son los destinados a la climatización.

Debido a los revestimientos inadecuados y al mal aislamiento, se producen elevados consumos energéticos innecesarios que se traducen en costosas pérdidas y en falta de confort de uso de cualquier edificio.

El uso de aislantes térmicos adecuados en los cerramientos es el modo perfecto de reducir este grave problema.

Igualmente es muy notable la necesidad de mejoras de aislamiento térmico en muchísimos tipos de instalaciones (industriales o de otros tipos), tanto en casos de conducciones de fluidos a altas o bajas temperaturas, como en maquinaria, depósitos, etc.

PROLYMER tiene, en cualquiera de estos campos, innumerables ventajas frente a otros tipos de aislamientos al disponer de toda una familia de formulaciones o variedades que han sido desarrolladas para atender las necesidades específicas de muchos usos diferentes:

1.1.- Edificación de todo tipo, tanto de nueva planta cómo existente, y tanto de carácter residencial, cómo de los sectores terciario (comercial, servicios, etc.) o industrial (naves, almacenes, etc.).
1.2.- Instalaciones de conductos de todo tipo.
1.3.- Industria en general.
1.4.- Almacenamiento y/o logística.
1.5.- Transporte (vehículos con necesidades térmicas especiales).

Al tratarse de un producto “de base agua”, y carecer de cualquier disolvente orgánico o compuesto volátil en su composición, todas las variedades de PROLYMER son materiales seguros, no tóxicos y amigables con el medio ambiente.

Por ello, PROLYMER resulta especialmente adecuado para ser empleado, tanto en exteriores como en interiores, en cualquier tipología de los usos antes mencionados y en otros muchos que se pudieran adecuar a sus características y fines.

 

2. VENTAJAS DE USAR PROLYMER COMO “RECUBRIMIENTO AISLANTE TÉRMICO”

La mejora en el aislamiento térmico hoy en día constituye una medida esencial para reducir significativamente los gastos de energía y optimizar el uso de los recursos energéticos de la práctica totalidad de los sectores productivos.

Los materiales de aislamiento adquieren, en estos momentos, especial importancia para la mayoría de los clientes y en la totalidad de los sectores del mercado.

PROLYMER, en cualquiera de sus variedades, ofrece un aislamiento térmico de gran calidad y excepcional facilidad de aplicación para los edificios o instalaciones en los que se haya de emplear.

En virtud de su bajísima conductividad térmica (es capaz de bloquear la transmisión de energía térmica a través de su superficie), permite reducir considerablemente, en cualquier edificio, las pérdidas de calor en invierno y los gastos de aire acondicionado en verano, lo que puede llegar a suponer ahorros de hasta el 40% en los consumos de climatización.

Además, proporciona propiedades físico-químicas muy considerables a las superficies tratadas:

  • Aporta unas excelentes condiciones hidrofóbicas o impermeables.
  • Protege cualquier construcción del impacto destructivo provocado por el gradiente climático.
  • Protege de los daños y deterioro en los soportes provocados por el calor y frio extremos.
  • Protege las fachadas y cubiertas de todo tipo de edificios, tanto nuevos como antiguos, de las pérdidas/ganancias de energía térmica indeseadas.
  • Protege las tuberías y conductos que transportan fluidos a altas o bajas temperaturas, de los riesgos derivados de contactos fortuitos (prevención de riesgos), así como de las pérdidas energéticas a través de sus paredes (sustitución de “coquillas”).
  • Protege los revestimientos de cubiertas, las diversas estructuras metálicas, cableados y elementos diversos contra el impacto negativo del medio ambiente.
  • Mejora las características funcionales y prolonga la vida útil de aquellos elementos tratados, reduciendo notablemente los gastos en control, mantenimiento y prevención del deterioro de multitud de elementos constructivos y equipos.
  • Posee propiedades dieléctricas (aislamiento eléctrico).
  • Es resistente a la radiación ultravioleta (protección contra el sobrecalentamiento bajo la exposición a altas temperaturas y la luz solar directa) y previene deterioros ante gradientes elevados de temperatura y condensación.
  • Protege contra la penetración de agua en los paramentos a través de micro fisuras, evitando la destrucción por “atomización”, durante las heladas, de los materiales tratados.
  • Proporciona simultáneamente aislamiento térmico, impermeabilización e insonorización en cualquier superficie sobre la que es aplicado. Por ejemplo, es una forma sencilla de proporcionar aislamiento adicional inmediato en sótanos, trasteros, cuartos de instalaciones, etc.
  • Permite evitar la formación de moho y hongos asociados a las condensaciones en paramentos con humedad y cuya temperatura superficial está en rangos de “punto de rocío”.
  • Proporciona una protección contra las quemaduras en la piel de trabajadores y operadores de equipos y procesos industriales, reduciendo los daños físicos así como los costos de indemnización del personal.
  • Mejora el confort térmico en los espacios de trabajo gracias al aislamiento de superficies radiantes de calor sean equipos techos o paredes.
 

3. APLICABILIDAD DE PROLYMER

Su textura fluida permite una fácil aplicación sobre todo tipo de superficies, materiales y formas,  incluso en aquellas zonas más angostas y de más difícil acceso, sin afectar al diseño original, con acabados continuos, uniformes, sin costuras, suaves y agradables a la vista.

La aplicación de los recubrimientos aislantes líquidos PROLYMER® es una solución completa y funcional para la protección térmica de estructuras sin aportar sobrecargas de consideración, debido a una inmejorable  relación entre su masa por m³ y su efectividad como aislante térmico.

PROLYMER se extiende sobre las superficies tratadas como una capa extra fina  (1 a 2mm), ligera, elástica e impermeable al agua pero permeable al vapor (salvo en versiones específicas).

Una simple aplicación de PROLYMER sobre conductos y componentes que porten o contengan fluidos a elevadas temperaturas y que requieran alta seguridad frente a posibles contactos accidentales por parte de los trabajadores en su entorno próximo, garantiza la exclusión de lesiones por este motivo.

Esa misma aplicación mencionada, permite minimizar las pérdidas de energía térmica de forma muy efectiva en las instalaciones tratadas, ayudando y complementando las posibles coquillas que se estuviesen utilizando en ellas y eliminando la condensación bajo las mismas.

Determinados procesos industriales requieren unas condiciones de estabilidad térmica en los circuitos para poder arrancar de forma adecuada. Al estar tratados con PROLYMER,  estos procesos pueden ser ejecutados en mucho menos tiempo y con un consumo energético mucho menor. Esto se traduce en importantes ahorros económicos de explotación de este tipo de instalaciones.

Una simple aplicación de PROLYMER sobre las dos caras de cualquier tipo de carpintería “básica” proporciona un efecto equivalente a que dichas carpinterías fuesen del tipo RPT, es decir, con Rotura de Puente Térmico.

La aplicación de PROLYMER sobre las dos caras de cualquier cerramiento o elemento de separación entre ambientes con diferentes niveles térmicos exigidos (exterior-interior en todo tipo de edificios, viviendas colindantes, cámaras frigoríficas, zonas con usos muy diferentes, etc.) permite producir un efecto similar al ya mencionado para las carpinterías, al eliminar el flujo energético entre ellas en ambos sentidos, mediante el “encapsulado” del material (el volumen) que quede encerrado entre ambas capas de “bloqueo térmico”.

Las aplicaciones a “una cara” producen ese mismo bloqueo, predominantemente desde el espacio contiguo a la cara tratada hacia el resto. El flujo de energía térmica siempre va de mayor a menor temperatura, es decir, aplicar una capa solo debería entenderse como que “se bloquea principalmente” el flujo desde ese espacio hacia el resto. No obstante, el bloqueo de flujo energético REALMENTE se produce EN AMBOS SENTIDOS. Todo esto explica las razones para aplicar, al menos una capa, en aquellos casos de riesgo de condensaciones.

Destacamos la variedad de referencias como especialización en esta tipología de soluciones así como la facilidad de aplicación llevada al punto de cualquier pintura convencional, algo que nos diferencia y evidencia.

 

4. CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES DE LAS DIVERSAS REFERENCIAS DE PROLYMER

Tras exponer las características generales y comunes de PROLYMER, vamos a caracterizar las diferentes “variantes” o “fórmulas” que se pueden aplicar del producto para poder decidir, en cada caso, cuál de ellas es la más adecuada.

4.1.- WALL M-CMP

– Permeable al vapor de agua.

– Temperatura máxima del soporte 90ºC.

– Adecuado para las bases de materiales de construcción más habituales (morteros, cemento, hormigón, cerámica, etc.)

– Se puede aplicar con pistola airless, brocha o rodillo.

4.2.- METAL M-TMR

– Inhibe la corrosión de la base.

– Temperatura máxima del soporte 90ºC.

– Adecuado para bases metálicas (acero, aluminio, etc.).

– Se puede aplicar con pistola airless, brocha o rodillo.

4.3.- WATER PROOF H-CWP

– Impermeabilizante.

– Temperatura máxima del soporte 90ºC.

– Adecuado para las bases de materiales de construcción más habituales (morteros, cemento, hormigón, cerámica, etc.)

– Se aplicará con pistola airless. En pequeñas superficies, detalles concretos y rincones se puede usar brocha o rodillo.

4.4.- SOFT S-IP

– Inhibe la corrosión de la base.

– Temperatura máxima del soporte 120ºC.

– Adecuado para bases metálicas (acero, aluminio, etc.).

– Se puede aplicar con pistola airless, brocha o rodillo.

4.5.- STANDARD M-IP

– Inhibe la corrosión de la base.

– Temperatura máxima del soporte 120ºC.

– Adecuado para bases metálicas (acero, aluminio, etc.).

– Se puede aplicar con pistola airless, brocha o rodillo.

4.6.- HARD H-IP

– Inhibe la corrosión de la base.

– Temperatura máxima del soporte 260ºC.

– Adecuado para bases metálicas (acero, aluminio, etc.).

– Se puede aplicar con pistola airless, brocha o rodillo.

4.7.- HEAVY DUTY HD

– Inhibe la corrosión de la base.

– Temperatura máxima del soporte 450ºC.

– Adecuado para bases metálicas (acero, aluminio, etc.).

– Se puede aplicar con pistola airless, brocha o rodillo.

– Requiere curado a 200ºC durante 1 hora.

 

5. CASOS DE ÉXITO DE PROLYMER

A continuación, y a modo de ejemplo, analizaremos diversos casos de aplicación exitosa de PROLYMER para poder entender la enorme capacidad potencial que presenta para un sinfín de casos diferentes.

5.1.- EDIFICACIÓN.

            5.1.1.- RESIDENCIAL (VIVIENDAS, APARTAMENTOS)

Caso real: Vivienda situada en segunda planta, construida con materiales livianos, que presenta exceso de temperatura en su interior debido a la escasa capacidad de aislamiento de los materiales empleados. (Caso: área de estudio residencia Luis Cuenca).

Éxito: Tras la aplicación de una capa de 1 mm de Prolymer sobre techos metálicos y paneles de fibrocemento con estructura metálica en su interior, se consiguió un descenso en la temperatura de hasta 8°C en el interior de la vivienda.

            5.1.2.- INDUSTRIALES (NAVES, ALMACENES, ETC.)

Caso real: Nave industrial con altura interior de 6m. Dicha nave presenta una línea destinada al almacenamiento de grano que cuenta con una plataforma de 3 niveles, en cuyo nivel más alto se encuentra el personal a tan solo 1m de distancia del techo, que llega a alcanzar los 66°C, generando un estrés térmico en la zona de trabajo, con temperaturas superiores a los 40°C.

Éxito: Tras la aplicación de Prolymer sobre el techo metálico de la nave, únicamente en la zona destinada al personal, cabe destacar que se redujo considerablemente el estrés térmico en toda el área de trabajo y no únicamente en la zona aplicada. (Caso: Nave de granos menores).

            5.1.3.- TERCIARIO (COMERCIAL, SERVICIOS, ALOJAMIENTO TEMPORAL, OFICINAS, ETC.)

Caso real: Nave de cadena de supermercados de 3000m2 que alcanza los 12m de altura en su zona más alta y los 8m a los lados, ubicada en zona que alcanza temperaturas muy elevadas. Su necesidad es disminuir el calor alcanzado en el interior de la zona de compras, ya que, pese a contar con un aislamiento térmico en el techo, no alcanza la disminución de calor suficiente para considerar confortable el espacio.

Éxito: Tras la aplicación de una capa de 1mm de espesor sobre el tejado de la nave, se observó una uniformidad en el aislamiento térmico inexistente con anterioridad a la aplicación y se produjo una reducción térmica de 10°C en el interior, evitando con ello instalar un sistema de climatización y el sobrecoste energético (Caso peri mercado Liberia Guanacaste).

5.2.- INDUSTRIAL/INSTALACIONES.

            5.2.1.- INDUSTRIALES (TUBERÍAS, CIRCUITOS PORTADORES DE FLUIDOS A ALTAS TEMPERATURAS, EQUIPOS Y MAQUINARIAS, ETC.)

Los equipos empleados en el lavado de botellas reutilizables de la industria de bebidas azucaradas, carbonatadas y alcohólicas, debido a sus dimensiones y su estructura irregular, son muy complejos de aislar mediante los sistemas convencionales. Estos equipos, cuyas paredes alcanzan hasta 4 y 6 m de altura, presentan entradas de vapor a 150°C, tanques y tuberías con soda caustica y agua caliente. Se trata de paredes calientes por las que se pierde temperatura y se consume energía en exceso para mantener las temperaturas necesarias para el desarrollo óptimo de sus funciones, llegando a trabajar, en algunos casos, turnos de 15 días ininterrumpidos, 24 horas al día.

(Caso de lavadoras de botellas de embotelladora).

Éxito:  Mediante la aplicación de Prolymer Industrial, sistema de aislamiento térmico que se adapta tanto a las superficies como a las diferentes temperaturas de operación en los soportes, se logró aislar el 100% de las superficies calientes que sufrían pérdidas de calor durante su operación, generando además un ambiente de estrés térmico al personal encargado del equipo. Se consiguió la reducción de hasta 50°C superficiales en tuberías de vapor, así como de 30°C en paredes, disminuyendo tanto el consumo como los tiempos de precalentado para iniciar el proceso de lavado.

            5.2.2.- SILOS, DEPÓSITOS, ETC.

Los depósitos para almacenar granza de arroz antes de proceder a su empaquetado, requieren de un ambiente que no presente cambios bruscos de temperatura ni condensación por humedad. Estos depósitos, que en su gran mayoría son metálicos, presentan una gran sensibilidad a los cambios de temperatura, por lo que el contenido en su interior (los granos en o, en algunos casos el concentrado para alimentar animales de granja avícola o porcina), requieren de una impermeabilización flexible que sea resistente a la temperatura además de un reductor de temperatura o aislante térmico.

(Caso: arrocera)

Éxito: Tras la aplicación de Prolymer en depósitos metálicos de granza para evitar el calor extremo en el interior, se ha logrado tanto evitar los cambios bruscos de temperatura como el estrés térmico que promueve la reproducción de plagas. Aplicado en depósitos plásticos de agua potable, se han obtenido excelentes beneficios, manteniendo el agua fresca y mejorando así la ingesta de alimento de los animales de granja avícola y porcina.

Mi carrito
Cerca visto recientemente
Comparar productos (0 Productos)
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Categorías